03 octubre 2006

Paruresis y el "pee-buddy"


Esta mañana, un caballero me llama al centro y me pregunta si corregimos la Paruresis.
Extrañado, le pregunto si no se tratará de la Eneuresis (Trastorno común en los niños: mearse en la cama) y me dice que no, que la Paruresis. Yo, diestro en el manejo del google, tecleo rápidamente el palabro y asombrado me informo de que se trata, mísmamente de: "incapacidad para orinar o defecar en urinarios públicos, en especial si hay personas alrededor" y claro, así sí.
¿Curioso no? Pues es bastante más común de lo que parece y lo único nuevo para mi era el palabro: en Estados Unidos es un problema para millones de norteamericanos simplemente porque, entre otras cosas, los urinarios públicos son largas hileras de mingitorios verticales sin las separaciones individuales típicas que tenemos aqui en Europa, por ejemplo en los cines sin ir más lejos, o las puertas de los retretes no son de techo a suelo: te ven las piernas con los pantalones bajados y cuando te levantas para subírtelos te ven la cara de pringadillo planta pinos.
Este artículo de Psiquiatría insólita es de lo más curioso y su texto digno de leerse. Ahora sé por ejemplo que existen los "pee-buddy" que son algo así como muñequitos que te hacen compañía mientras cambias el agua al canario.
Ahora entiendo también porque las mujeres van en cuadrilla al baño.

2 comentarios:

Demonio Flatline dijo...

Un artículo muy interesante, y me gusta mucho cómo está escrito. Tu que nonoces tan bien los USA, te habrás percatado de que lo interesante de cómo están construídos los WC es la facilidad con la que los limpian, en apenas 5 minutos. Entran con una máquina de agua a presión, muy caliente y con detergente, y le dan a TODO, la taza, el suelo, las paredes, y finalmente el agua se va por los desagues que hay en el suelo cada pocos metros. El agua se seca enseguida y el detergente y el calor lo desinfecta. Es práctico, aséptico y rápido, y por esa razón los WC allí suelen estar muy pero que muy limpios simepre. El inconveniente es efectivamente la falta de privacidad (que no es tanta), que hay que afrontar con buenas dosis de naturalidad y falta de complejos.

RovenoviCH Starkoff dijo...

Estoy de acuerdo. Esta muy bien escrito y estructurado.

En cuanto al tema de del no poder mear en publico, no sabia que fuera susceptible de tratamiento y menos que tubiera un nombre, pero si es verdad que hay gente que lo padece. De hecho yo conozco a uno...