05 septiembre 2007

Y el ritmo se hizo carne...

Decir que Stevie Wonder es un MONSTRUO de la música es quedarme corto, muy corto, lo que hace este hombre es simplemente personificar el ritmo. Mirad este vídeo en el que un jovencísimo Stevie Wonder toca un sólo de batería y literalmente la pulveriza. Fijaos en los movimientos que realiza con la cabeza y el cuerpo, parece que la música le ha poseído literalmente. WONDERFUL!

2 comentarios:

Roberto dijo...

Realmente alucinante.

Tealdog dijo...

Para alguien con cierta experiencia en estas lides he de mencionar que Mr. Steve pierde el ritmo horrorosamente, no una, ni dos, ni tres veces...unas cuantas!!